Kits de alarma solares, alternativa frente a los fallos eléctricos

De acuerdo con determinados estudios, España es uno de los países desarrollados con mayores niveles de robos en viviendas, con casi 1.190 casos por cada 100.000 habitantes. Por desgracia, pese a los datos, aún son muchos los españoles que no equipan sus hogares con alarmas y sistemas de seguridad suficientes o adaptados a las circunstancias de su vivienda.

En ciudades como Madrid, se producen de media cada día unos 40 robos con violencia en viviendas y pisos. Especialmente frágiles y expuestas son las viviendas unifamiliares situadas en urbanizaciones o alejadas de los núcleos urbanos. Los cuerpos de seguridad del Estado establecen que los “amigos de lo ajeno” no necesitan, de media, más de 120 minutos para conseguir estudiar, acceder y robar en una casa, especialmente en los momentos en los que los propietarios no se encuentran en casa.

Acciones en el suministro eléctrico

Uno de los factores que inciden en el número de robos tiene que ver con la presencia o no de alarmas de seguridad en el domicilio. Los intrusos suelen invertir la mayor parte del tiempo en estudiar los sistemas de detección con los que cuenta la casa, de cara a establecer la manera de neutralizarlos. Cortar el suministro eléctrico suele ser, de acuerdo con los estudios de las principales firmas de seguridad, el método preponderante para asegurar que las alarmas no van a activarse en caso de intrusión. En este sentido, es recomendable combinar kits de alarma tradicionales con aquellos que cuentan con una fuente de alimentación alternativa a la red eléctrica y que garanticen un plus de seguridad en caso de que los ladrones interrumpan el suministro durante algunos minutos.

Sistemas de detección solar

Uno de los kits de alarma más populares de entre los que contamos en nuestro catálogo son los relacionados la detección solar. Estamos ante unos equipos que son especialmente recomendables para ventanas, muros y vallas. Están equipadas con sistemas de protección antisabotaje y, asimismo, se alimentan con energía solar en virtud de sus baterías recargables, lo que garantiza una gran sencillez de mantenimiento. Su facilidad de colocación y discreción dan a este tipo de sistemas un plus de seguridad.

Estos sistemas, compatibles con los kits de alarma TASC-G5 disponen de consexión inalámbrica con panel de control, distancias de detección de hasta 10 metros, baterías recargables para su plena operatividad por la noche, protección antisabotaje y una distancia de transmisión en área abierta de hasta 100 metros.

Seguridad a golpe de clic


Seguramente habrás visto más de una película de Hollywood en la que un grupo de atracadores entra a robar a un comercio o a un banco. Entre el caos, uno de los empleados consigue escabullirse y apretar un botón que pone en aviso a los servicios y cuerpos de seguridad. Eso, en efecto, es lo que se conoce como un botón de pánico, una herramienta útil y cada vez más empleada para incrementar los niveles de seguridad tanto en comercios y bancos como en viviendas.

De acuerdo con diversos estudios sectoriales, la crisis económica ha visto cómo repuntaban los robos en viviendas y pisos particulares en España por encima del 70%. Este fenómeno, obviamente, no es patrimonio de nuestro país. En ciertos estados y provincias de México o Colombia, las autoridades han promovido la instalación de alarmas y botones de pánico en comercios y urbanizaciones especialmente “sensibles” en los últimos años a los asaltos. En México, estos 20.000 dispositivos forman parte de lo que se conoce como el programa “Escudo” para reducir los niveles de criminalidad.

Según recientes informaciones, su popularidad en el continente ya habría alcanzado también a Argentina, país en el que su utilización está resultando clave en la lucha contra determinadas bandas armadas de criminales.

Kits de alarma eficaces

Sea como fuere, estos sistemas se muestran especialmente eficaces ya que no sólo establecen un vínculo de comunicación directa entre usuario y empresa de seguridad sino, además, porque logran un siempre recomendable efecto de disuasión al combinarse con kits de alarma.

Estos kits de alarma y sistemas de disuasión son muy recomendables para personas mayores que viven solas y comercios regentados por una o muy pocas personas. Por ejemplo, un botón de pánico SOS inalámbrico compatible con la alarma sin cuotas TASC-G5 aporta las mejores condiciones de seguridad para el usuario desde cualquier zona de su negocio u hogar. Su pequeño tamaño y manejabilidad (tan sólo pesa 20 gramos) permiten llevarlo a cualquier zona, en el bolsillo del pantalón. De sencillo manejo, el aviso llega a la empresa de seguridad pulsando únicamente un botón.

Además de avisar al teléfono de emergencia que se haya programado, la presión del dispositivo hará que salte la alarma, consiguiendo así un doble efecto disuasorio. Su distancia de transmisión en área abierta es de 80 metros. Otra opción es el mando a distancia de largo alcance con botón de pánico. Igual de sencillo de ocultar y llevar, este dispositivo tiene un alcance de hasta 300 metros.

El efecto disuasorio y de alerta de los detectores de presencia

Pese a que cada vez son más las personas que instalan sistemas de seguridad en sus hogares o negocios, lo cierto es que aún hay mucho trabajo por hacer a la hora de garantizar la inviolabilidad de los domicilios y empresas de España. Las alarmas, cámaras IP o detectores de presencia se abren paso, cada vez más, en la oferta de productos al alcance de todos los presupuestos domésticos. Y es que una pequeña inversión puede ahorrarnos miles de euros en disgustos a futuro.

Tipología de los robos

Según el estudio de la aseguradora AXA sobre Siniestros por Robo en Viviendas, el lunes es el día de la semana en el que se producen más hurtos en los hogares de nuestro país. El análisis que hace la aseguradora de la situación establece que la indemnización media para los afectados por robos se sitúa ligeramente por encima de los 1.082 euros.

La aseguradora recomienda, entre otras medidas, mantener puertas y ventanas perfectamente cerradas si se va a salir de casa por más de un día. En este sentido, se llama la atención sobre la necesidad de proteger las bisagras de las puertas con pivotes de acero y, asimismo, que tanto las puertas como las ventanas tengan dos puntos de cierre. También es interesante contemplar la posibilidad de sensores que puedan detectar posibles intentos de intrusión.

Del mismo modo, hay que asegurar que la vivienda no parezca del todo deshabitada. Por lo tanto, hay que procurar no cerrar del todo las persianas y, por supuesto, no desconectar el timbre, señal inequívoca de abandono de la casa.

Efecto disuasorio

Uno de los factores fundamentales del éxito de ciertos sistemas de seguridad para el hogar y el comercio descansa, a partes iguales, en su calidad técnica y su capacidad disuasoria, cuanto más tiempo se sienta vigilado, grabado y escrutado el ladrón, más aumenta su nivel de estrés y, por tanto, las posibilidades de que abandone el intento de robo.

Especialmente recomendables en este apartado son los sensores de movimiento y detectores de presencia, que incrementan de manera exponencial la seguridad de las instalaciones sometidas a protección. Estamos hablando de dispositivos especialmente recomendables para primeros pisos o comercios situados a pie de calle, ya que en éstos se hace relativamente más sencilla la intrusión.

Los de pared o techo con rango operativo de 360º son la solución ideal en la lucha contra robos en el ámbito empresarial o doméstico.

Alarmas “a pruebas de mascotas”

Los cuerpos de seguridad a nivel nacional destacan el gran número de falsas alarmas por robos que reciben cada año. De hecho, la Benemérita estableció hace algunos años el Plan Coopera, que determina las líneas de actuación entre las empresas de seguridad privada y las Fuerzas de Seguridad del Estado, especialmente en el campo y pueblos de la geografía española. Las máximas instancias de la Policía apuntan que casi 9 de cada diez de las 20.000 denuncias recibidas el pasado ejercicio en el entorno rural por supuestos robos resultaron ser falsas, con el considerable gasto en tiempo y recursos que ello supone.

Tecnología para depurar los errores

Y es que en el entorno rural, la presencia de animales, tanto en el interior de la casa como en el exterior, puede llevar a que el movimiento de los mismos lleve a errores en los sistemas de detección. Gracias a los sistemas que hemos desarrollado en Tualarmasincuotas podemos garantizar que las mascotas de peso inferior a los 20 ó 25 kilos no harán saltar el sistema, lo que hará mucho más sencilla la instalación de equipos de seguridad en el hogar o negocio.

En este sentido, podemos asesorar de manera completa a los clientes de cara a que la instalación de las diferentes alarmas compatibles con la existencia de mascotas en la casa sea 100% fiable. Y es que es imprescindible que este proceso se lleve a cabo con el máximo cuidado para asegurar un funcionamiento óptimo del equipo.

Sea como fuere, la lucha para depurar los posibles errores en la detección de robos es una tarea que atañe tanto a la administración como a las empresas de seguridad privadas, desarrollo de sistemas o a los propios cliente.

Detección de peligrosas fugas de gas


detección de gas
En la medida que el gas se encuentra confinado en las tuberías o conductos de distribución no existe ninguna clase de peligro. El problema se suele producir cuando éste escapa de dichos confines y se mezcla con el aire o, asimismo, se produce un mal proceso de combustión. A continuación te mostramos algunas de las realidades acerca del gas natural, el butano, metano y propano, así como algunos consejos para evitar que una fuga tenga un fatal desenlace.

Difícil detección

El Gas Natural, el más presente en los hogares españoles y como medio de generación energética con 33.880.000.000 m3 anuales, no es tóxico en sí, pero sí lo son los humos resultado de su combustión, especialmente en espacios en los que no hay una correcta ventilación. No obstante, todo gas que se concentre en una zona de aire respirable y que reduzca el 21% de su contenido en oxigeno puede llegar a ser muy perjudicial.

El peligro básico del monóxido de carbono procedente de la combustión de gases es que es indetectable, salvo que nos decidamos a comprar una alarma o detectores especializados. En este sentido, al ser incoloro e inodoro, las personas pueden estar asfixiándose lentamente sin darse cuenta. Aunque la exposición al monóxido de carbono sea breve y, por tanto, no mortal su efecto puede dejar secuelas en el organismo a largo plazo. Se estima que en España se intoxican cada año por inhalación de monóxido de carbono entre 5.000 y 10.000 personas, de las que 125 llegan a morir.

Medidas preventivas

Obviamente, la principal herramienta preventiva es encontrar una empresa de confianza que realice en nuestras instalaciones revisiones periódicas para garantizar que no se produce ninguna clase de escape de gas. Del mismo modo es imprescindible asegurar que en nuestro hogar hay una correcta ventilación que, en caso de fuga, permita que la acumulación de monóxido de carbono no sea crítica. En este tipo de casos, el tiempo de reacción es fundamental y puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

De todos modos, desde Tualarmasincuotas queremos añadir a esta batería de medidas una tercera. Comprar una alarma o sensores y detectores de gas nos ayuda a detectar fugas de butano, metano o propano potencialmente peligrosas. El Sensor GAS-88 dispone sirena interna y realiza avisos telefónicos en cuanto localiza una fuga. Su área de detección es de 20 m2 y transmite hasta 300 metros. El equipo se reinicia de manera automática cuando la acumulación de gas desaparece.

Medidas para la detección de fugas de gas


En la medida que el gas se encuentra confinado en las tuberías o conductos de distribución no existe ninguna clase de peligro. El problema se suele producir cuando éste escapa de dichos confines y se mezcla con el aire o, asimismo, se produce un mal proceso de combustión. A continuación te mostramos algunas de las realidades acerca del gas natural, el butano, metano y propano, así como algunos consejos para evitar que una fuga tenga un fatal desenlace.

Difícil detección

El Gas Natural, el más presente en los hogares españoles y como medio de generación energética (con 33.880.000.000 m3 anuales), no es tóxico en sí, pero sí lo son los humos resultado de su combustión, especialmente en espacios en los que no hay una correcta ventilación. No obstante, todo gas que se concentre en una zona de aire respirable y que reduzca el 21% de su contenido en oxigeno puede llegar a ser muy perjudicial.

El peligro básico del monóxido de carbono procedente de la combustión de gases es que es indetectable, salvo que nos decidamos a comprar una alarma o detectores especializados. En este sentido, al ser incoloro e inodoro, las personas pueden estar asfixiándose lentamente sin darse cuenta. Aunque la exposición al monóxido de carbono sea breve y, por tanto, no mortal su efecto puede dejar secuelas en el organismo a largo plazo. Se estima que en España se intoxican cada año por inhalación de monóxido de carbono entre 5.000 y 10.000 personas, de las que 125 llegan a morir.

Medidas preventivas

Obviamente, la principal herramienta preventiva es encontrar una empresa de confianza que realice en nuestras instalaciones revisiones periódicas para garantizar que no se produce ninguna clase de escape de gas. Del mismo modo es imprescindible asegurar que en nuestro hogar hay una correcta ventilación que, en caso de fuga, permita que la acumulación de monóxido de carbono no sea crítica. En este tipo de casos, el tiempo de reacción es fundamental y puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

De todos modos, desde Tualarmasincuotas queremos añadir a esta batería de medidas una tercera. Comprar una alarma o sensores y detectores de gas nos ayuda a detectar fugas de butano, metano o propano potencialmente peligrosas. El Sensor GAS-88 dispone sirena interna y realiza avisos telefónicos en cuanto localiza una fuga. Su área de detección es de 20 m2 y transmite hasta 300 metros. El equipo se reinicia de manera automática cuando la acumulación de gas desaparece.