Los 10 mandamientos del hogar seguro

Categoría:

Nuestra casa es nuestro templo. Ese lugar donde tenemos que sentirnos cómodos, relajados y a salvo. Está en nuestra mano dedicarle un poco de tiempo a este aspecto para que nuestro día a día note un cambio y fluya sin muchos altercados domésticos.

Además, en muchas ocasiones tendemos a pensar que nadie haría lo que nosotros no haríamos, pero la mayoría de las veces esto no es así.

Por eso os preparamos el “Decálogo del hogar seguro”. ¡Disfruta de tu casa sin preocupaciones!

1. Revisarás tu instalación eléctrica

Cuando compremos una casa que no sea de nueva construcción o cada cierto tiempo, es muy importante hacer una revisión de la instalación eléctrica. Además de garantizar la seguridad para la integridad física de quienes se encuentran en la vivienda (y alrededores), también implica un ahorro y un consumo más eficiente de la luz. Podremos disfrutar de una mayor cantidad de luz gastando menos energía.

2. Cerrarás con seguridad las puertas y ventanas

En general, solemos fiarnos de que los puntos de acceso a nuestra vivienda son seguros y difíciles de traspasar para extraños. Pero si las ventanas o la puerta están en mal estado o mal instaladas, puede que no sean todo lo seguras que nosotros esperamos. Es interesante colocar detectores de apertura en puertas o ventanas si estas son accesibles, y así sabremos inmediatamente si alguien está traspasándolas.

3. Retirarás los materiales peligrosos

Nuestra recomendación es que, sobre todo si compras una vivienda de segunda mano, reserves parte del presupuesto a imprevistos como estos. Por ejemplo, la retirada del amianto (un material muy utilizado en construcción hace años) solo la puede realizar un profesional. Lo mismo ocurre con el hormigón y los materiales de revestimiento, que pueden contener minerales radioactivos o gas radón, o con materiales como el mercurio o el plomo.

4. Guardarás los productos de limpieza

Asegúrate de manipular siempre estos productos con las manos completamente secas y siguiendo los manuales de uso. Si además hay niños, que son todo curiosidad, es importante tener un armario seguro donde guardar productos de limpieza o tóxicos.

5. Mantendrás a salvo a los más pequeños

Aunque nuestra instalación eléctrica esté revisada, podemos llevarnos un gran susto si a los niños se les ocurre jugar con los enchufes. Más vale prevenir que curar, así que coloca tapones en los enchufes, y trata de situar los electrodomésticos en zonas alejadas de fregaderos, bañeras o lavabos. Si en tu vivienda hay una piscina, instala una valla de seguridad.

6. Instalarás un sistema de seguridad

Como decíamos al principio, no todo el mundo tiene las mismas buenas intenciones que nosotros. En muchas ocasiones, un sistema de seguridad acorde con las necesidades de los propietarios y la vivienda sirve para ahuyentar a ladrones o vándalos. Si se percatan de que hay una cámara o sensores de movimiento, es probable que decidan abortar la misión. Y si no, tendremos pruebas y podremos actuar con rapidez.

7. Apostarás por la iluminación inteligente

Las luces activadas por detectores de movimiento son un elemento disuasorio clave. Es probable que si un ladrón se ve bajo la luz de un foco decida que igual no le compensa tanto entrar a esa casa. Además, si pasamos un tiempo fuera de casa, podemos programar nuestras luces inteligentes para que se enciendan de vez en cuando, y así no desvelar a posibles gamberros que nuestra casa está vacía.

8. Contarás con detectores de humos

Instala detectores de humo en las diferentes estancias, incluyendo el sótano. Esta es una de esas cosas en las que el tiempo juega muy en contra, por eso una pronta detección es muy importante. En el caso de que, por ejemplo, la cocina funciones con gas, también ayudaría a estar más tranquilos instalar un detector de gas.

9. Confiarás (y revisarás) los extintores

Es recomendable tener un extintor en la cocina. Los hay de tamaño pequeño que se pueden colocar fácilmente en una zona accesible y en la que no moleste. Un despiste de un fuego encendido le puede pasar a todo el mundo… También es buena idea tener un extintor en cada planta, por si acaso.

10. Tendrás un botiquín siempre a mano

Ten un botiquín bien guardado al que los adultos puedan acceder fácilmente si hay alguna emergencia. No podemos tener la farmacia entera, pero siempre está bien tener básicos para salir de un apuro. Vendas, esparadrapo y antiséptico son esenciales para rozaduras y golpes, pero también debemos tener antiinflamatorios y todo lo relacionado con las necesidades de cada conviviente, como puede ser un antihistamínico.

Recuerda que lo importante es mantener el hogar seguro para evitar accidentes domésticos o sustos innecesarios, y muchas veces las soluciones o la prevención es muy sencilla.

¡Tenemos un consejo extra! Hazle caso a tu sentido común. La mayoría de los ladrones o vándalos son oportunistas, así que basta con no convertirse en un blanco fácil para no tentarles. Si sigues estos simples consejos y piensas como un ladrón, tu casa estará más protegida de ellos que el mismísimo Banco de España. A no ser que te cruces con la famosa banda liderada por ‘El Profesor’. En ese caso, ¡suerte!