Alarmas sin cuotas, ¿cómo funcionan y cuáles son sus ventajas?

Categoría:

Cada vez más propietarios deciden instalar un sistema de alarma en sus hogares para protegerse frente a las posibles intromisiones y robos. La cuestión es que aquellos que lo hacen por primera vez suelen tener muchas dudas al respecto, encontrándose con las dudas de si abonar una cuota mensual a una empresa o si instalar una alarma sin cuotas.

Consejos seguridad en el hogar - Tu Alarma Sin Cuotas

¿Cómo funcionan las alarmas sin cuotas?

Son los sistemas de seguridad más usados para combatir la inseguridad, debido a su alta confiabilidad de porcentajes bajos de disparar falsas alarmas. Además, estos sistemas hoy en día están siendo fabricados con un nivel de alta tecnología para la mejora de los servicios.

Pueden encargarse de las acciones más complicadas hasta las más sencillas y colocarse en cualquier ubicación: almacenes, oficinas, techos altos,  viviendas con mascotas, etc.

En caso de intrusión, se alerta en la app móvil de TASC (Aplicación móvil de Tu alarma sin cuotas), al mismo tiempo que una sirena (interior y/o exterior) alerta de la situación de emergencia. La visualización desde la TASC verifica qué es lo que ha sucedido, y en caso de tratarse de un acto vandálico, robo, intrusión o siniestro (fuego, inundación….) automáticamente el propietario puede avisar a la Policía, Guardia Civil o Ambulancias.

Ventajas de las alarmas sin cuotas

Una alarma sin cuotas es una excelente opción para empezar, ya que se trata de un sistema sencillo, fácil de instalar y de configurar, ágil y seguro.

Ventajas alarmas sin cuotas - Tu Alarma Sin Cuotas

  1. Ahorro económico

    Una de las mayores ventajas de las alarmas sin cuotas es que suponen un importante ahorro frente a las alarmas con cuotas.

    Es cierto que su precio inicial es más elevado, pero están exentas de pagos mensuales y de contratos de mantenimiento, por lo que, a la larga, salen mucho más económicas. Solamente se paga por el equipo una vez.

    En cambio, una alarma con cuota requiere de un pago anual de entre 500 y 1.000 euros, ya que la cuota mensual es de entre 30 y 50 euros.

  2. Fácil de instalar

    Las alarmas sin cuota suelen estar diseñadas para que sean fáciles de instalar por el propio usuario, sin necesidad de recurrir a empresas externas. Su montaje no requiere de especialistas ni nada por el estilo.

    Con sólo seguir las instrucciones, el manejo es muy sencillo y, por lo general, con una aplicación móvil tendrás todo al alcance de tu teléfono.

  3. Aviso directo sin intermediarios

    Las alarmas con cuota funcionan mediante un sistema de alerta que se envía directamente a la empresa de seguridad, que se encarga de poner en marcha un protocolo de actuación para comprobar si algún intruso ha entrado a la vivienda y de llamar a la policía. Esto quiere decir que hasta que el propietario se entere, pueden pasar varios minutos.

    En cambio, en las alarmas sin cuotas, el aviso se envía directamente al propietario, que puede tomar las medidas oportunas de forma inmediata. Esto agiliza la disuasión, la obtención de pruebas y la intervención efectiva de la Policía.

  4. Control personal

    Otra de las ventajas de instalar una alarma sin cuotas es que podrá controlar en todo momento el sistema a través de tu móvil, sin importar dónde te encuentres.

    De esta forma, podrás ver las imágenes de las cámaras de seguridad para verificar que todo está bien o ver si hay algún intruso. Pero además, podrás autorizar a otros usuarios a realizar las operaciones que quieras desde la aplicación.

  5. Fácilmente ampliable

    Por lo general, las alarmas sin cuotas pueden ser complementadas. Esto quiere decir que podrás añadir detectores de humo, sensores de movimiento o cámaras de videovigilancia, por ejemplo. Con lo cual, podrás contar con sensores que te alerten sobre cualquier incidencia que se produzca, tanto en tu vivienda como en tu negocio.

    Además, a muchas de las alarmas sin cuotas que podeos encontrar en el mercado actual se les pueden añadir accesorios o sensores de domótica controlados por aplicación móvil, como por ejemplo el botón de ayuda médica para personas mayores o con un estado de salud delicado.