¿Alarmas para apartamentos y segundas residencias? Qué tener en cuenta

Categoría:

¿Sabías que en España 1 de cada 4 viviendas pasa vacía la mayor parte del año? El sol, la playa, los paisajes, la cultura… La vida de España hace que seamos un destino turístico, en especial las zonas de costa. Por este motivo, españoles y extranjeros adquieren viviendas con el fin exclusivo de “ir de vacaciones”.

Lo que pasa con estas viviendas es que, inevitablemente, se convierten en un objetivo muy deseado para aquellos con no tan buenas intenciones (robos, vandalismo…). Y no solo eso, sino que al estar largos periodos de tiempo deshabitadas o sin vigilancia, las averías o fugas pueden pasar desapercibidas, causando daños mayores.

Otro tema un poco más peliagudo es el de la ocupación. Al tener la vivienda como segunda residencia, este proceso puede ser muy largo y agotador. Por eso, una rápida actuación es clave en estos casos, para que la policía pueda tratarlo como asalto a la vivienda y a continuación desalojarlos, sin necesidad de empezar ningún proceso judicial contra los okupas.

Ya sea por actos intencionados o por mala suerte y azar, lo que está claro es que siempre pensamos que no nos va a pasar algo, hasta que nos pasa. Y si llega ese momento, instalar alarmas en segundas residencias nos hace estar capacitados para responder ante la situación de la mejor manera posible.

Cámara de vigilancia para una segunda residencia 

Las imágenes son una de las pruebas más contundentes a la hora de denunciar actos vandálicos o demostrar hechos. Contar con una cámara de videovigilancia en la segunda residencia es clave para protegerla. Hoy en día podemos contar con cámaras de visión nocturna y con amplia movilidad para grabar todos los rincones de la casa.

Sistema de detección inmediata

El tiempo juega en nuestra contra cuando se trata de estos temas, y un detector de movimiento es la clave para poner en marcha las acciones necesarias cuanto antes. Además, en muchos casos la propia alarma sirve como elemento disuasorio, por eso es importante instalarla de manera que los posibles asaltantes tengan constancia de ella.

Ventanas y puertas

Los puntos de acceso más accesibles son los lugares por donde, por lo general, comienzan este tipo de situaciones. Colocar sensores en estos puntos nos ayudará a actuar con la mayor inmediatez posible.

Iluminación

Nadie quiere pagar un recibo de luz elevado durante los meses que no está disfrutando de la vivienda. Por eso, unas lámparas solares de exterior aportan una solución muy económica y disuasoria. Ten en cuenta que puedes programarlas para que se enciendan en determinados momentos y así despreocuparte de ellas, como ocurre con las bombillas inteligentes.

Placas disuasorias

Colocar elementos punzantes en las zonas de fácil acceso a la vivienda es un añadido que puede sumar a lo anterior. Lo interesante es combinarlas con la tecnología, ya que por sí solas no son un elemento muy protector. Otro elemento clave son los carteles disuasorios. De esta manera ya estamos lanzando el primer aviso.

Ninguna vivienda está exenta de peligro, pero cuando se trata de viviendas que pasan vacías la mayor parte del año, las probabilidades de vandalismo, robo u ocupación suben escandalosamente. Por eso, si no quieres llevarte sustos, lo más recomendable es que implementes alguno de estos elementos o los combines de la manera que mejor se adapte a tus necesidades. Instalar alarmas en segundas residencias es una inversión de la que no te vas a arrepentir.

¿Cuánto cuesta alarmar una segunda residencia? 

El precio de poner una alarma en una segunda vivienda sin cuotas es mucho menor del que imaginas; experimenta la tranquilidad que te ofrece el saber que tu apartamento o segunda residencia estará tal y como la dejaste sin contratos, sin cuotas y sin pagos mensuales.