Cuando hablamos de vigilancia normalmente lo hacemos pensando en el hogar o en nuestro negocio, pero hay otros lugares que también deberían contar con un control de la seguridad. Recientemente se están dando muchos casos de robos de material agrícola, cosecha, combustible, herramientas o incluso ganado, como si nos encontrásemos en el lejano oeste.

Robar la maquinaria de un agricultor no es estropearle su jornada de trabajo sino que puede llevar a la ruina a una explotación agraria, por ello lugares a los que solamente se vaya a trabajar, que suelen estar apartados en praderías o lugares parecidos, deben contar con un plus de vigilancia y seguridad además de las tradicionales cadenas, candados, cerrojos y demás.

Nadie puede jugársela en este aspecto, porque si nos quitan nuestra herramienta de trabajo, aquella que tanto dinero nos ha costado o incluso aún se está pagando, puede convertirse en un gran problema de cara al futuro. Por ello, y por muy poca inversión, se puede instalar un completo sistema de seguridad para evitar que personas no autorizadas entren y puedan tener la oportunidad de robar cualquier cosa o hacer cualquier clase de destrozo.

Una alarma acústica no tendría sentido si el lugar está muy apartado y no hay carreteras o vecinos cercanos, por tanto hay que plantearse otra clase de soluciones para instalar un buen sistema de alarma. En este caso son muy recomendables los sensores de movimiento exteriores con los que detectar presencias no deseadas y también videocámaras de vigilancia, tanto en el exterior como en el interior, además de los tradicionales carteles avisando de que la zona o el lugar se encuentra videovigilado.

Además de contar con estos modernos dispositivos de vigilancia, siempre hay que tener todos los papeles de la maquinaria a buen recaudo, evitando tenerlos en el mismo lugar donde se guarda, algo que, en caso de robo, permitirá a las autoridades comprobar la autenticidad de los mismos y dictaminar quién es el verdadero dueño.

La Guardia Civil recomienda en estos casos cambiar la rutina de trabajo al menos una vez por semana y también habilitar lugares que resulten seguros para poder guardar la maquinaria, como por ejemplo un armario con cerradura o candado para que les resulte más difícil acceder mientras están siendo grabados con las cámaras IP por ejemplo, de esta manera aumentará considerablemente la seguridad en esta clase de lugares. No hay que jugársela en estos casos y aumentar la seguridad todo cuanto nos sea posible y una buena baza es una alarma TASC-G5, con la que no pagar ninguna cuota al mes y tener la seguridad de contar con un equipamiento líder en el sector.