proteger el hogar de una forma fácil y efectiva

Puede que nunca nos haya ocurrido, pero todo el mundo está expuesto a sufrir algún robo o intento de robo en su domicilio o en su negocio y nunca está de más prestar atención a ese detalle y desconfiar siempre porque puede darse el caso de que el destino nos tenga preparada una mala jugada. Hoy en día las alarmas, además de ser mucho más modernas y contar con más ventajas que hace algunos años, son bastante más asequibles y con ello no se sacrifica ni un ápice su calidad.

Por ejemplo, el pack Tu Alarma Sin Cuotas ofrece un completo sistema de seguridad pasiva al que poder añadirle tantos complementos como se desee para aumentar la vigilancia sobre el domicilio o la empresa.

Posiblemente estarás preguntándote qué es la seguridad pasiva. Quiere decir que no impiden de forma directa que ocurra un robo, pero sí tienen la capacidad de avisarnos directamente a nuestro teléfono móvil, tablet, etc., de que algo está ocurriendo como por ejemplo que los sensores de movimiento han detectado presencias o que los sensores de humo o de agua han dado la alarma. De esta forma seremos nosotros mismos los que podemos personarnos en el domicilio o establecimiento y ver qué es lo que está ocurriendo.

Otra opción más moderna es contar con cámaras ip para ver qué es lo que está pasando realmente en el lugar. Son compactas, ofrecen una formidable calidad de imagen y nos permitirá ver en todo momento la zona donde la cámara o cámaras estén instaladas, por lo que en caso de detectar presencias ajenas, podemos llamar directamente a la Policía

¿Por qué un ladrón ha elegido nuestro hogar y no ha pasado de largo? Pueden ser muchas las causas pero lo más normal es que piensen que en el interior del domicilio pueda haber algo de valor, por lo que nunca hay que dejar cosas de valor a la vista, especialmente si se vive en un bajo, un primero o en un chalet porque es como una invitación para los ladrones.

Según diferentes informes realizados por los cuerpos de seguridad del Estado, la mayoría de los atracos se realizan al azar y el delincuente común elige sus objetivos siguiendo dos premisas: según la cantidad de dinero o bienes que estimen que hay y también por la facilidad de escapar, mejor si hay varias vías para una posible huida o zonas donde poder esconderse con seguridad.

Además del sistema de alarma, nunca está de más colocar elementos disuasorios para advertir al posible ladrón interesado en nuestra casa, que en ella no lo tendrá fácil, porque además de los sensores de rotura de cristales también puede encontrarse con cámaras, infrarrojos y toda una retahíla de dispositivos que harán prácticamente imposible que pueda acceder al hogar sin ser detectado, permitiéndonos mantener nuestra casa segura.