previsión, la clave para tener un hogar seguro

¿De qué vale tener un sistema de seguridad en casa si las vías de acceso no son seguras? Mucha gente decide instalar una alarma en el hogar para protegerlo, pero no cae en la cuenta que para que la seguridad sea máxima, la alarma debe ser complementada con algo tan importante como ventajas resistentes y una puerta especial. Hoy en día podemos encontrar en el mercado puertas fantásticas con precios ajustados que aumentarán la seguridad del hogar, algo en lo que hay que pensar siempre, sobre todo si en casas viven personas mayores solas, personas impedidas o si normalmente no se suele estar en casa durante todo el día.

Con un marco reforzado en acero, la puerta acorazada puede convertirse en uno de nuestros mejores aliados para ponérselo difícil a quien decida entrar por las malas en una casa dotada ya no solo de este primer impedimento sino que cuente una alarma y otros dispositivos electrónicos anti-intrusión como los efectivos sensores de movimiento, de presión o infrarrojos entre otros.

Aunque a muchas personas nos cueste reconocerlo, en ocasiones, cuando nos roban en el hogar, tenemos una fuga de agua o cualquier otro incidente, parte o toda la culpa la tenemos nosotros, bien sea por error o por un olvido, Por eso es muy importante recordar una serie de pautas que junto a la alarma de nuestro hogar, la puerta y ventanas de seguridad, harán que nuestra casa sea aún mucho más segura.

Si por trabajo o cualquier otra causa debemos pasar muchas horas fuera de casa, es aconsejable instalar un sencillo sistema domótico con el que poder encender las luces a determinada hora, para que dé la sensación de que hay alguien en casa. Asimismo es muy importante no dejar objetos de valor, aunque sean imitaciones, a la vista, son muy tentadores para los ladrones.

En caso de que vivan personas mayores en el hogar, no deben dejar entrar a nadie en casa pase lo que pase y si es una persona que viene a revisar la instalación de gas o cualquier otra cosa, se debe pedir la identificación y si se puede llamar a la empresa para verificar esa visita será mucho mejor. Además, las personas mayores deben tener acceso al teléfono en cualquier momento, por ello no es mala idea darles un teléfono supletorio con el teléfono de un familiar o el de emergencias prefijado, para que tan solo con dar a un botón ya puedan pedir ayuda.

Como veis, la seguridad en el hogar es todo un conglomerado de puntos que si los tenemos en cuenta en todo momento, evitaremos sorpresas inesperadas.