detección de gas

En la medida que el gas se encuentra confinado en las tuberías o conductos de distribución no existe ninguna clase de peligro. El problema se suele producir cuando éste escapa de dichos confines y se mezcla con el aire o, asimismo, se produce un mal proceso de combustión. A continuación te mostramos algunas de las realidades acerca del gas natural, el butano, metano y propano, así como algunos consejos para evitar que una fuga tenga un fatal desenlace.

Difícil detección

El Gas Natural, el más presente en los hogares españoles y como medio de generación energética (con 33.880.000.000 m3 anuales), no es tóxico en sí, pero sí lo son los humos resultado de su combustión, especialmente en espacios en los que no hay una correcta ventilación. No obstante, todo gas que se concentre en una zona de aire respirable y que reduzca el 21% de su contenido en oxigeno puede llegar a ser muy perjudicial.

El peligro básico del monóxido de carbono procedente de la combustión de gases es que es indetectable, salvo que nos decidamos a comprar una alarma o detectores especializados. En este sentido, al ser incoloro e inodoro, las personas pueden estar asfixiándose lentamente sin darse cuenta. Aunque la exposición al monóxido de carbono sea breve y, por tanto, no mortal su efecto puede dejar secuelas en el organismo a largo plazo. Se estima que en España se intoxican cada año por inhalación de monóxido de carbono entre 5.000 y 10.000 personas, de las que 125 llegan a morir.

Medidas preventivas

Obviamente, la principal herramienta preventiva es encontrar una empresa de confianza que realice en nuestras instalaciones revisiones periódicas para garantizar que no se produce ninguna clase de escape de gas. Del mismo modo es imprescindible asegurar que en nuestro hogar hay una correcta ventilación que, en caso de fuga, permita que la acumulación de monóxido de carbono no sea crítica. En este tipo de casos, el tiempo de reacción es fundamental y puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.

De todos modos, desde Tualarmasincuotas queremos añadir a esta batería de medidas una tercera. Comprar una alarma o sensores y detectores de gas nos ayuda a detectar fugas de butano, metano o propano potencialmente peligrosas. El Sensor GAS-88 dispone sirena interna y realiza avisos telefónicos en cuanto localiza una fuga. Su área de detección es de 20 m2 y transmite hasta 300 metros. El equipo se reinicia de manera automática cuando la acumulación de gas desaparece.