detector de humos“Una bella vejez es la recompensa de una hermosa vida” –Pitágoras-

La vejez es, o debería ser, como apuntaba el inmortal filósofo griego una época de reflexión, descanso y, sobre todo, tranquilidad para nuestros mayores. Por desgracia, esa fase de la vida va acompañada de una merma de las capacidades físicas y sensoriales que hacen más necesarias las ayudas ante todo tipo de percances y obstáculos que puedan presentarse en el día a día. La seguridad doméstica es, para las personas mayores, una necesidad, más que una opción.

Evitando los incendios

Cuatro de cada diez víctimas de un incendio en el hogar tienen más de 65 años, de acuerdo con los datos que maneja el servicio del 112. La cercanía a muebles o elementos inflamables de los equipos de calefacción o que haya demasiados electrodomésticos conectados al mismo tiempo en la vivienda suelen ser las principales causas de estos percances. El problema es que, de acuerdo con los estudios que manejan diversas compañías aseguradoras, alrededor del 42% de los incendios se producen cuando nuestros mayores se encuentran en una fase de sueño profundo. Estas entidades y su patronal Unespa cifran en alrededor de 80 los incendios domésticos que se producen a nivel nacional cada día, incendios que, anualmente, causan la muerte de unas 150 personas en nuestro país.

De acuerdo con la Organización de Consumidores y Usuarios, la mitad de los fuegos en el hogar se producen en la cocina, siendo los cigarrillos mal apagados o los mencionados cortocircuitos otras de las principales causas. Obviamente, la prudencia es la mejor arma con la que contamos a la hora de evitar un incendio. Sin embargo, equiparnos con dispositivos de detección de humos nos ayuda a reaccionar con agilidad una vez que los fuegos en nuestro hogar o negocio son una realidad. En la actualidad hay equipos que cuentan con sistemas de alarma/sirena interna, así como posibilidades de realizar avisos al teléfono móvil en caso de que se detecte un fuego. Lo ideal es que este tipo de detectores dispongan de un área de detección de unos 20 metros cuadrados y hasta 100 metros de distancia de transmisión.

Es el caso, por ejemplo, del SMK 500, que detecta partículas de humo y opera mediante la técnica de procesamiento de la señal fotoeléctrica.

Defensa frente a los robos

El Ministerio de Interior señalaba recientemente que el número de robos con fuerza en domicilios se había incrementado en España casi un 4%. Sólo en Madrid se producen 20 robos en viviendas cada año, 352 a nivel nacional. En este tipo de delitos, las personas mayores también se sitúan entre los colectivos de riesgo, en virtud de su mayor vulnerabilidad. Como complemento a las alarmas y sistemas de detección de humos, los sistemas de seguridad y videovigilancia no sólo son útiles en función de su capacidad de detección inmediata sino, además, por la capacidad disuasoria que ejercen sobre el delincuente. Por ejemplo, las cámaras IP permiten la secuenciación programada de movimientos, almacenamiento y reproducción de los instantes anteriores a un determinado acontecimiento, utilización de distintas cantidades de fotogramas por segundo en función de las necesidades de ancho de banda. Además, estos equipos (al contar con conectividad WiFi) permiten al cliente que se decanta por ellas conectarse en cualquier momento y ver qué es lo que ocurre en tiempo real.