detector de humo

Todos estamos expuestos a que cualquier día pueda ocurrir algo en nuestro hogar, bien sea una inundación, un incendio provocado por un cortocircuito, que nos entren a robar cuando ni nosotros ni nuestra familia están en casa o que haya un escape de gas por ejemplo. Esos imprevistos que nadie puede vaticinar y por ello debemos estar precavidos por si algún día se da el caso.

Seguro que todos recordáis aquella frase que nos decían nuestros abuelos que decía: “Más vale prevenir que curar”, pues en esto ocurre lo mismo, invertir en un sistema de alarma que nos pueda proporcionar la seguridad en todo momento de que sabremos qué es lo que pasa en nuestra casa, es invertir inteligentemente y mucho más si se adquiere una alarma TASC-G5, con la que no tendremos que pagar ni una sola cuota al mes, con lo que ya no habrá excusa para no tener nuestra casa totalmente segura.

Dentro del amplio surtido de dispositivos que complementan a esta completa alarma se encuentran los detectores de humo, ideales no solamente para el hogar sino para nuestro lugar de trabajo, dado que en caso de producirse un incendio, la alarma nos llegará directamente a nuestro smartphone, tablet o cualquier otro dispositivo móvil, otra de las ventajas de esta clase de alarma.

Colocar estos detectores de humo hará que nos sintamos más seguros dado que con un pequeño gesto podemos evitar una situación difícil que podría acabar con nuestra empresa, algo tan preciado como nuestro hogar o incluso algo peor, tener que lamentar daños personales.

Si nuestro hogar cuenta con dos plantas, hay que colocar al menos un detector en cada una, al menos como mínimo, pero teniendo en cuenta de no colocarlo en lugares como delante de conductos de aire, zonas muy húmedas o donde pueda acumularse el polvo con facilidad, en el garaje o cerca de la cocina, con lo que estaremos evitando posibles problemas de falsas alarmas. Por tanto es muy aconsejable colocar estos detectores en el techo de los pasillos o las habitaciones

Su colocación es extremadamente sencilla, simplemente hay que hacer unos orificios en el techo y fijar el dispositivo con los tornillos especiales. No hay que olvidarse de poner las baterías antes de colocarlo y realizar unas pruebas para verificar que todo funciona correctamente. De una manera muy sencilla y por mucho menos dinero del que nos imaginamos, podremos tener nuestro hogar o puesto de trabajo prevenido ante posibles incendios.